Nick: Pass: Registrate  Perdíste tu clave?
Portada Foros Descargas Enviar Noticia Galería Chat
Actualmente conectados:122 usuarios anónimos, y


 
Información
 
- Normas de la web
- Conceptos básicos
- Búsquedas
- NPCs (PNJs)
- Templos
- Mercenarios
- Glosario
- Áreas 85
- Afijos
- Tratado de TCs (PDF)
- Cubo Horádrico
- Nivel Secreto
- Modo Multijugador
- Magic Find (PDF)
- Llaves del pandemonium
 
Personajes
 
- Asesina
- Amazona
- Bárbaro
- Nigromante
- Paladín
- Druida
- Hechicera
 
Tablas
 
- Experiencia
- Nivel por área
- Recuperación de impacto
- Velocidad de lanzamiento
 
Objetos
 
- Únicos
- Set
- Artesanales
- Palabras Rúnicas
- Runas
- Pociones
- Gemas
- Joyas


[ Búsqueda ]
 
Guías
 
- Personajes [P]
- Soporte Técnico
- Battle.net
 
Mods
 
- ¿Qué son?
- Instalación
- Creación
 
Publicidad
 
 
Publicidad
 
  
Publicar nuevo tema   Responder al tema
Ver tema anterior Versión imprimible Entre para ver sus mensajes privados Ver tema siguiente
Autor Mensaje

wason-lp
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 12:51 AM

Colaborador
7375 posts


<b>Colaborador</b>

Cuentas
*wason-lp *wasoon-lp *wason-lpHC //// D3: wasonlp#2364

Lista de comercio
Ver lista

Miembro desde
14 Nov 2003
-Pues si hijo, en un tiempo no demasiado lejano, estos guerreros eran verdaderos héroes. Luchaban contra las hordas de demonios y muertos vivientes que invadían Santuario provenientes del mismísimo infierno. Eran los mejores de entre los suyos: magos, caballeros, poderosas guerreras, hijos de ranthas...

-¿Y entonces por qué padre? ¿Cómo han acabado así?

-Es difícil de saber hijo. Llegó el día en que los héroes cumplieron con su misión, consiguieron desterrar de Santuario a los grandes demonios y cerraron las puertas del averno. Cualquiera diría que es lo mejor que podría haber pasado ¿verdad? Y lo es sin duda... sin embargo, estos guerreros llevaban tanto tiempo viviendo por y para la lucha, que no han podido dejarla atrás.

-¿Por eso luchan entonces?

-Eso creo hijo, al menos la mayoría. Unos dicen que es para mantener sus habilidades entrenadas y estar preparados para un posible regreso del mal, otros aseguran que lo hacen solo por entretenerse. Unos siguen luchando para que sus leyendas sigan creciendo y sus nombres no sean olvidados, otros solo lo hacen por el oro...

-¿Y ésa, padre, por qué lucha esa extraña mujer?

-Me gustaría responderte hijo. Pero después de todo, no tengo todas las respuestas. Pudo ser por una apuesta, por una ofensa, por pura diversión ó por un motivo mucho más oscuro y perverso... en todo caso supongo que eso ya no importa. Atento hijo, el combate va a comenzar.

Padre e hijo se giran hacia la arena para no perder detalle. Lo mismo hacen las doscientas personas apostadas en el precario graderío de las afueras de Lut Gholein. El joven líder de la ciudad del desierto, Jerhyn, llama “estadio” a la estructura de barro y madera podrida parcialmente cubierta por telas que da cobijo a los espectadores del peligroso sol del desierto. Los luchadores no tienen tanta suerte y el centro del “estadio”, el lugar del combate, esta totalmente expuesto; solo el vertido de unas enormes tinajas de agua antes del combate, hace posible que no se quemen.

Una vez se retiran los jóvenes con las tinajas de barro, llega el momento que todos esperan. Una pequeña portezuela se abre en cada extremo del estadio y salen los luchadores. Dos mujeres. Dos guerreras muy distintas. Avanzan hasta el centro de la arena y se giran hacia la grada principal, donde Jerhyn y otras autoridades esperan el acordado saludo de los que van a morir.

-Saludos señores. Soy SorMha, superior de la Orden del Águila Helada. Lucharé y ganaré ó moriré con honor en el intento. –A continuación inclina la cabeza hacia la grada y saluda. La ZannEsu porta un pequeño escudo y un oscuro orbe de azul cobalto. Lleva una sencilla toga de oscuros tonos y un simple gorro de cuero verde. Una vez se apagan los vítores de ánimo de los espectadores, la hechicera se vuelve para mirar el saludo de su oponente.

-Salve. –Es todo lo que sale de la boca de la guerrera. Cruza delante de su pecho sus dos armas e inclina la cabeza. Un murmullo general se extiende por el estadio mientras la oscura mujer se gira y se coloca con cuidado una magnífica y extraña máscara. Ésta imita una cabeza de demonio con cuernos y tiene un excepcional brillo parecido al oro pero mucho más oscuro.

-Guau, ¿que es ese yelmo tan extraño padre? ¿Por que todos susurran ese nombre de demonio? ¿Es que tienen miedo de la mujer oscura?
-No hijo... según comentan, esa máscara podría ser el llamado Visor de Andariel, se dice que se perdió hace años cuando uno de los héroes fue emboscado y asesinado por una banda de asesinos. Al parecer ese artefacto es muy poderoso... sin duda este combate va a ser interesante.

En el palco de autoridades, una vez saciada su curiosidad por saber acerca de la máscara, Jerhyn se pone en pié y recita su discurso:

-Según las leyes de la Cuidad del Desierto, el combate será a muerte ó rendición. Los combatientes participan por propia voluntad. El ganador se queda con un 25% de las ganancias de las apuestas y tiene el derecho de saquear el cadáver de su enemigo ó, si este se rinde, de exigir el equipo que crea necesario. Os doy ahora una última oportunidad para retiraros...

La ZannEsu mira el yelmo de su contrincante y sonríe. Sin duda esa mascara será una gran adquisición para su equipo. Después de seis victorias seguidas, no tiene sentido siquiera pensar en retirarse ahora. Primero concentra su poderosa energía para crear un escudo invisible a su alrededor, después con un movimiento de su orbe congela las partículas de agua en suspensión a su alrededor creando una película de hielo que la recubre a modo de armadura.

La oscura guerrera no da señales de amedrentarse ante la demostración de poder de su enemigo. De hecho el único movimiento que realiza, imperceptible para los espectadores, es verter el contenido de unas pequeñas cápsulas sobre los filos de sus dos garras. Luego deja gotear el espeso líquido también sobre sus pesadas grebas. El poder de la ponzoña esta con ella, su enemiga no tiene nada que hacer.

-Esta bien pues... ¡que empiece el combate!

La grada se queda muda, el único sonido que se escucha es el crepitar del aire al congelarse entorno al orbe de la hechicera. La mujer oscura aprovecha el momento para concentrar su habilidad en sus extremidades, potenciando así su velocidad. Para cuando la ZannEsu libera su poderoso conjuro en forma de esfera helada, la guerrera es capaz de esquivar hasta la última de las puntas de hielo que dispara la esfera.

Una y otra vez la hechicera concentra su energía para conjurar sus poderosos orbes pero la enorme velocidad de la guerrera le permite esquivar todos sus ataques. La mujer oscura se mueve en zigzag al rededor de la hechicera a tal velocidad, que ésta solo es capaz de ver la ráfaga de arena que levanta a su paso...

<Bien, esto es inútil... si sigo así me quedaré sin energía y la necesito para mantener mis escudos. No me deja alternativa...>

-Eres rápida asesina. Pero yo soy mucho más que eso, ¿quieres correr?... de acuerdo, ¡entonces me verás volar!- Con estas palabras la imagen de la hechicera desaparece de la arena, para aparecer al instante en el extremo opuesto del estadio. Apenas unos segundos después, sin que la mayoría de espectadores hayan podido aún percatarse de lo ocurrido, la hechicera vuelve a desaparecer, apareciendo esta vez en uno de los costados de la arena.

Ésta vez, nada mas aparecer, la ZannEsu lanza de nuevo su hechizo helado. La guerrera lo esquiva a tiempo y corre en la dirección opuesta, pero la hechicera aparece justo delante y lanza su orbe otra vez... ya no hay tiempo para correr. La asesina esquiva la esfera principal y consigue bloquear con sus garras un par de puntas de hielo, pero en el último momento, la esfera desaparece con una explosión y soltando una última y mortal ráfaga de puntas.

La mujer oscura cae al suelo con dos puntas de hielo glaciar clavadas en el abdomen. En el momento de impactar las puntas empiezan a congelar el tejido y los músculos... en cinco minutos de la mujer solo quedará un carámbano de hielo de gran tamaño.

-¿Lo ves ahora mujer?, por rápida que seas no podrás escapar de mi. Las ZannEsu somos capaces de usar nuestra energía para transportar nuestro cuerpo de un lugar a otro en un instante. Nadie puede igualar esa habilidad. En unos minutos tu cuerpo ya no podrá recuperarse y la congelación será completa... ríndete, o estás muerta.

Mientras la hechicera habla, la asesina extrae las puntas heladas de su cuerpo y saca unos polvos blancos de uno de sus anillos. Los mezcla con su propia saliva y se unta la papilla resultante en las heridas del abdomen.

-En vez de hablar tanto deberías terminar con tu enemigo cuando tienes ocasión bruja. –La voz de la guerrera suena casi tan fría como los ataques de su enemiga. -¿Conoces la leyenda de la “Helada del Cuervo”? je, seguro que sí. –Mientras continúa hablando, la asesina se incorpora y recupera sus armas poco a poco. -Yo desde luego la conozco y para evitar caer en un error como el cuervo de la leyenda, siempre llevo en este anillo un poco de anticongelante... je je je

-¿Cómo?, ¿tus heridas están curadas?...

-Has cometido dos errores bruja. El primero confiar demasiado en tus habilidades. El segundo no haber aprovechado tu ventaja mientras has tenido la ocasión. Si cometes un tercer error, je je... estarás ¡¡muerta!! –Las palabras de la guerrera oscura caen sobre la mente de la hechicera como un martillazo, dejándola aturdida unos segundos.

Cuando al fin se recupera, la ZannEsu se encuentra sumida en la más absoluta oscuridad. Apenas alcanza a ver un par de metros mas allá de su propio cuerpo, que gracias a su armadura de aire helado emite un mínimo radio de luz. A su alrededor escucha un leve murmullo, sin duda de los malhumorados espectadores quejándose a gritos de no poder ver el combate... pero la extraña capa de sombras que la rodea absorbe, además de la luz, incluso parte del sonido. Solo una voz se escucha nítidamente...
-Te jactas de tu habilidad de transportación bruja, pero ¿podrás usarla si no ves a donde te tienes que transportar? Je je je... yo creo que no, pero será divertido ver como lo intentas je je je... mientras ¡esquivas mis ataques!

-¡Ahhg! –Un par de afilados shirukens surcan el aire sin emitir apenas sonido y se clavan en la pierna derecha de la hechicera.

-Tendrás que estar más atenta bruja...-Otros dos proyectiles vuelan hacia la hechicera a gran velocidad. Ésta consigue intuir el primero que bloquea con su escudo, pero el segundo se hunde en su hombro derecho.

El calvario de la ZannEsu continúa mientras una y otra vez es alcanzada por los certeros shirukens de su enemiga. El daño que producen es insignificante, en la mayoría de los casos son apenas rasguños, pero cada vez tiene menos energía y sus defensas fallan cada vez más.

<Mierda, esto va mal. Estas heridas no paran de sangrar y por como se me entumecen las extremidades, su sucio veneno ya me ha debido infectar. Tengo que jugármela... usar mis últimas reservas de energía en un último ataque. Ya que no puedo verla, me guiaré por su voz... un ataque a gran escala debería acabar con ella.>

-Sucia asesina... ¿por qué no te muestras?, ¿acaso no tienes agallas?

-Esta bien bruja. Pensaba darte la oportunidad de rendirte, pero si tanto deseas la muerte... vuélvete, ¡aquí estoy! –La hechicera se da la vuelta con una sonrisa en el rostro. Ante ella, a unos tres metros, está la asesina completamente inmóvil. < ¡Al fin la tengo a tiro! >

-¡Ya eres mía asesina! ¡Que la poderosa ventisca te lleve al infierno! –Siguiendo el movimiento de sus manos, el cielo ya oscurecido por las artes siniestras de la asesina, ruge con la fuerza de la naturaleza y despliega todo su aterrador poderío. Brutales ráfagas de viento helado capaces de cortar el mejor acero, enormes piedras de granizo inimaginables en aquel desierto y una continua lluvia tan pesada que atraviesa el más grueso tejido; se concentran en apenas cinco metros cuadrados... directamente sobre la asesina. -¡Estas muerta maldita!

El público excitado ante tal despliegue de poder, no sabe si estar contento de poder ver al fin el combate ó si mostrarse enfadado por presenciar a penas el desenlace del mismo:
-¡Increíble!
-¡¿Es posible que suceda algo así en medio del desierto?!
-¡SorMha lo ha vuelto a hacer... va a ganar otro combate!
-¡Esa apestosa asesina ni siquiera se mueve! Mira... ¿pero qué?
-¿Qué pasa padre?... ¿por qué te callas de repente?
-Fíjate hijo, la guerrera es como un fantasma... todo la atraviesa...

Los murmullos van en aumento y la propia hechicera se percata del problema. La asesina no se mueve, sigue parada bajo la tempestad sin dar muestras de estar herida si quiera. Al fijarse detenidamente, SorMha se da cuenta de que los pedriscos, las ráfagas de viento... todo, atraviesa el cuerpo de la guerrera... sin tocarla. <Es imposible... nadie sobrevive a ese ataque, nadie.>

-Es solo una ilusión tonta... mi leal sombra. Este ha sido tu tercer error bruja, ¡estás muerta! –Antes de que la asombrada hechicera pueda girarse hacia el origen de la voz, la asesina cruza la arena del estadio dando un único e imposible salto, que culmina con una certera patada en el cuello.

El golpe es tremendo. La patada ha adquirido una fuerza enorme con el salto impulsado por la velocidad increíble de la asesina. El poderoso acero de las grebas y la puntería del golpe al acertar en el cuello hacen el resto. El cuello de la poderosa Superior de la Orden del Águila Helada se rompe sin remedio. La hechicera ha muerto.

Tras el claro sonido del cuello al partirse, el silencio se extiende por el estadio. El gentío tiene los nervios a flor de piel y los sentimientos enfrentados. Su campeona SorMha a muerto. Pero el combate ha sido sublime y el desenlace no ha dejado indiferente a nadie. Poco a poco el silencio es sustituido por aplausos y vítores para la nueva campeona. Alguien comienza sin pensar, y al rato todo el estadio corea al unísono un solo nombre: “Andariel” “Andariel” “Andariel”.

En la arena, la oscura mujer mira al graderío. El nombre que gritan no es el suyo, pero le agrada. “Andariel la Gladiadora”, sí... sin duda podría acostumbrarse a esto. Morir ó matar... perder o ganar... no se le ocurre que pueda haber nada mejor en todo Santuario...

FIN.... por ahora.

___________________________________________________________

-¡Apartaos! ¡Dejad paso! Greiz está aquí.
- Espero que esto sea lo suficientemente importante como para hacerme venir a estas horas Emilio.
- Se lo aseguro jefe. Este extranjero es especial.
- Hmm veamos que ha venido a parar a la ciudad del desierto en esta ocasión...

El jefe de la guardia de Lut Gholein y sus hombres se abren paso a través del gentío hasta llegar a la esquina más oscura y solitaria del cochambroso bar de Atma. Un solo hombre permanece sentado en su taburete alrededor de la mesa, cuando debería haber cuatro. El hombre, delgado, con la tez más pálida que las arenas asesinas del desierto y larga cabellera blanca, mira con gesto tranquilo, e incluso divertido, al jefe.

- Bien amigo, quiero que me expliques tres cosas. Primero quiero saber quién eres. Segundo quiero saber qué es lo que haces en mi ciudad. Y tercero necesito que me expliques qué hacen tus tres compañeros de mesa muertos en el suelo...

El albino sonríe abiertamente mientras recorre con la mirada los tres cadáveres que yacen a sus pies y sin la menor muestra de duda ó arrepentimiento se encoge de hombros y contesta.

- Mi nombre es Rashid al-Tarik, mi estancia en este lugar no es de tu incumbencia me temo. Respecto a esos tres...-un nuevo encogimiento de hombros. -Hicieron trampas a las cartas, pero al ver que aún así no conseguían ganarme decidieron acusarme a mí de tramposo. Ellos desenfundaron primero, yo solo me defendí. La taberna esta llena de testigos... pregúnteles.

-Si claro, eso haré... ¿algún presente ha visto algo de lo que ha pasado?

-¡Yo si jefe! Lo hip visto todoo, desdel principo. Es como adicho el albino... si si, esos tres se lo buscaron. El albno saco su retorcida daga dl cinto yhip les dio una buena...

-¡Ya basta Geglash! ...¿Hay algún testigo que no este como una cuba por la mañana?- Mientras Greiz recorre con la mirada el local, un par de sus hombres hacen callar a Geglash y le sacan del local. -¿Nadie más ha visto nada?...

-Oh vamos Greiz, este hombre es un buen cliente. No he visto que ha pasado, pero estoy segura de que esos tres están mejor muertos.

-No te metas Atma, si no has visto nada, cállate. –La dueña de la taberna le lanza un guiño al albino, que aún permanece tranquilamente sentado. -En fin, si nadie puede corroborar tu historia vas a tener que acompañarme a la prisión, extranjero.

-Lo siento jefe, pero no va a poder ser. Yo ya me iba... tengo una cita importante en el estadio.

-¿Estadio?, quieres decir que vas a combatir... ¿tu? Ha ha ha. Esta bien amigo, puedes irte, no quiero ser yo el que impida que mueras he he. Seguro que la guerrera oscura Andariel se alegrará de verte.

-Si seguro...-El extranjero repite ese nombre para si mismo. -Una cosa más jefe.

-Tú dirás amigo. –De repente toda muestra de tensión ha desaparecido del rostro de Greiz.

-¿Podrías prestarme a uno de tus hombres? Tranquilo es solo hasta llegar al estadio... y te pagaré una buena suma.

-Mis guerreros siempre están dispuestos a lo que haga falta, si la paga es buena. ¡Emilio, acompaña al extranjero! Haz lo que necesite y asegúrate de que vaya directo al estadio que el combate esta a punto de empezar. Y cobrarle antes del combate... sino tendremos que revisar su cadáver más tarde ha ha ha.

Un minuto después el Albino abandona la taberna en dirección al estadio, seguido por su recién contratado mercenario. Éste arrastra no sin cierta dificultad un carro en el que están amontonados los cadáveres de los tres compañeros de partida del extranjero.



En el estadio los espectadores se empiezan a impacientar. Las compuertas de los gladiadores llevan abiertas cinco minutos, pero en la arena solo se yergue la oscura guerrera Andariel. Se escuchan silbidos de protesta y el gentío se queja al palco, donde Jerhyn y otras autoridades intentan apaciguar los ánimos.

- ¡Greiz! ¿No me has dicho que el gladiador de hoy venía hacia aquí hace diez minutos?- Jerhyn intenta disimular pero empieza a estar muy enfadado.
- Es lo que él dijo señor, pero empiezo a pensar que se ha replanteado su vocación... ya le he comentado que el pobre hombre es más escuálido que un perro del desierto, no tiene nada que hacer contra la campeona.
- ¡Ese no es el asunto! La gente quiere ver un combate, muchas apuestas ya se han hecho... ¡no podemos aplazarlo ahora! Sal ahora mismo a buscar al extranjero!
- ¡Sí señor!
- Y, Greiz...
- ¿Si señor?
- Procura traer a ese albino... o tú ocuparás su lugar en la arena.
- Si, si....¡si señor! –Greiz se vuelve con un repentino tembleque en las piernas dispuesto a encontrar al albino a toda costa, pero cuando aún no ha salido del palco escucha vítores, gritos y aplausos, el contrincante de Andariel al fin ha llegado. –Menos mal que al final ha aparecido ese maldito saco de huesos.
- ¿Has dicho algo, Greiz?
- ¡No señor!... solo, bueno veamos el combate.
- Si, será mejor.

En la arena, Emilio el mercenario, vuelca los 3 cadáveres de la carretilla siguiendo las indicaciones de Rashid. Luego le cobra los servicios prestados y sale a toda prisa del lugar del combate cerrando la compuerta tras de si. El albino avanza hasta colocarse a la altura de la asesina para cumplir con el protocolo.

Jerhyn pronuncia su discurso, que con el tiempo se ha convertido en toda una tradición para la ciudad del desierto. Ninguno de los dos luchadores quiere retirase y vuelven a sus respectivos lados de la arena.

- ¡Que empiece el combate!

Andariel se concentra para imprimir sus extremidades de una velocidad sobrehumana, pero en vez de lanzarse al ataque se queda quieta analizando los movimientos de su adversario. Después de más de un mes de combates, la guerrera oscura ha aprendido a estudiar a sus adversarios antes de atacar... además al público le gusta que el combate no termine enseguida.

Su enemigo parece agradecerle esos momentos de tranquilidad. Saca su retorcida daga de un mohoso cinto hecho al parecer con tela de araña, y una a una se hiere las yemas de los dedos de su mano derecha. Cuando la sangre empieza a brotar, el albino se sujeta la mano por la muñeca y recita unas siniestras palabras en un idioma irreconocible para todos los presentes. Luego vierte una imposible cantidad de su propia sangre en cada uno de los tres cadáveres que hay colocados en la arena, y vuelve a hablar, aunque esta vez se le entiende claramente:

- Ritual de invocación completado. ¡Arriba guerreros míos!
- No será... ¿magia negra...? –No hace falta que el albino conteste a la sorprendida asesina, pues la dantesca imagen que se desarrolla ante ella habla por si sola.

A una asombrosa velocidad, los propios esqueletos de los hombres asesinados por Rashid al-Tariq, luchas por salir de su cuerpo por voluntad propia. Muerden, rasgan y golpean la carne muerta de sus propios cuerpos, hasta que poco a poco consiguen escaparse de la prisión de músculos, venas y piel que los contenía. El proceso no es agradable y muchos espectadores apartan la mirada asqueados.

Donde había tres cadáveres humanos, al final solo quedan tres esqueletos mágicamente animados y un puñado de jirones de carne muerta a sus pies.

- ¡Nigromante! –Más que una afirmación, es una acusación lo que lanza la turbada asesina.
- En efecto, aunque algunos todavía preferimos llamarnos Hijos de Ranthas. –Aprovechando el momento de confusión, el nigromante coge tres pares de espadas oxidadas y escudos mellados que quedaban en la carretilla, y se los lanza a sus recién creados esbirros. – Adelante pequeños... ¡matádla!

...

Los tres esqueletos se dirigen hacia la asesina, primero lentamente, como si no estuvieran seguros de si sus huesudas piernas podrán soportar su peso, y luego cada vez más rápido. La asesina no reacciona, está tan turbada por el horrendo espectáculo que no se mueve mientras los esqueletos se acercan.

El primero en llegar lanza una torpe estocada, la asesina esquiva el golpe con un movimiento mecánico, la espada le roza el hombro. El peligro real por fin la hace reaccionar. Da un par de pasos hacia atrás, y tomando carrerilla se lanza contra el primer esqueleto. Dos veloces golpes con sus garras impactan de lleno en el cuerpo revivido, pero el esqueleto no parece sufrir ningún daño. Levanta su escudo mellado y avanza hacia la asesina, mientras sus macabros hermanos empiezan a rodearla.

<Estos sacos de huesos son resistentes. Solo con las garras no podré deshacerme de ellos. Necesito más fuerza, necesito concentrar mi energía… necesito el poder del Tigre>. La asesina se toma unos segundos para concentrarse y cuando los esqueletos están a punto de alcanzarla, se mueve hacia su derecha y lanza un potente golpe de garra contra el esqueleto más cercano. El golpe impacta, produciendo un sonido similar a una pequeña explosión. Una extraña esfera de energía gira a su alrededor. Inmediatamente se desliza a su izquierda y lanza otro golpe igual de poderoso, el esqueleto retrocede y una segunda esfera aparece y gira en torno a su cuerpo. Sin que la mayoría de espectadores puedan si quiera seguir los veloces movimientos, avanza hacia delante y suelta un tercer potente golpe haciendo aparecer una nueva esfera de energía. <Ahora tengo la fuerza necesaria>

Da un paso atrás para impulsarse y salta hacia el esqueleto que tiene justo delante para propinarle una patada. Los años de entrenamiento y la experiencia ganada en los combates hacen que no falle. La patada impacta en pleno cráneo del esqueleto. En el mismo momento del golpe, las tres extrañas esferas de energía explotan en el punto exacto en que la bota de la asesina impacta sobre el hueso otorgando a la patada una terrible fuerza.
Toda la mitad superior del esqueleto salta por los aires hecha astillas. Algunas incluso se clavan en los escudos de sus hermanos no muertos.

La muchedumbre grita entusiasmada por la impresión. Pocas veces Andariel ha necesitado usar el poder del Tigre en sus combates y siempre que lo ha hecho el espectáculo ha sido sublime.

Rashid no se deja impresionar tan fácilmente. Ordena a sus dos restantes esbirros que ataquen mientras él se agacha y coge un puñado de arena. Mientras la asesina está entretenida con los esqueletos, amasa la arena con cuidado, escupe sobre ella para darle consistencia y convertirla en algo parecido a arcilla y por último vierte de nuevo una cantidad increíble de su propia sangre en la mezcla. Para cuando la asesina ha conseguido hacer explotar el segundo esqueleto, la mezcla ya tiene una forma más o menos reconocible, humanoide, aunque al igual que pasaba con sus esqueletos, el muñeco es más bien grotesco.

- ¡Deja de jugar con tus siniestros muñecos, Nigromante! Tu último esqueleto no aguantará mucho más y después tendrás que pelear por ti mismo… ¡a ver qué haces entonces!

- No vayas tan rápido asesina. Aún me quedan trucos bajo la manga… ja ja ja. –Diciendo esto el nigromante se agacha de nuevo y coloca su muñeco de arcilla en el suelo, entonces se concentra y comienza a recitar un conjuro en aquel galimatías siniestro.

<No puedo dejar que invoque más criaturas, tengo que detenerle antes de que termine el hechizo> La asesina esquiva al esqueleto e intenta avanzar rápidamente hacia Rashid, pero el nigromante aún concentrado en su invocación, consigue levantar una mano y aplicar su oscura magia. Al instante los huesos esparcidos por todo el estadio vuelan hasta convertirse en un terrorífico muro que se materializa delante de la asesina contándole el paso. Al mismo tiempo, el tercer esqueleto, con su inhumana velocidad llega a su lado y le lanza furiosas estocadas haciendo que tenga que recular y protegerse.

- Ritual de invocación completado. ¡Despierta Golem protector!

Ante el estupor de la asesina que no puede hacer otra cosa que mirar, y el griterío asombrado del público, el pequeño muñeco empieza a crecer alimentándose de la arena del “estadio” hasta sobrepasar los dos metros de altura y el metro de ancho. La criatura empieza a moverse lentamente, como desperezándose. Levanta los brazos y da un par de pasos hacia su creador. Luego se vuelve hacia la asesina y se queda allí parado, esperando órdenes.

- Ja, ja, ¿lo ves asesina? Aún tengo mucho que ofrecer.
- ¿A si? ¡Pues a mí ya me estás cansando, bastardo!

La enojada guerrera, se concentra de nuevo para potenciar la fuerza y velocidad de su cuerpo y se lanza contra el guerrero esqueleto que le cierra el paso. Utilizando de nuevo el poder sagrado del Tigre, acumula energía realizando tres veloces golpes en puntos clave del cuerpo muerto de su enemigo, y luego libera toda la energía acumulada en un único y poderoso golpe. El esqueleto se cubre con su escudo, pero no es capaz de aguantar el impacto, ni de lejos. Tanto el escudo, como el propio esqueleto, salen disparados en todas direcciones con el poderoso estallido de energía.

- Y ahora le toca al grandullón. –Dice Andariel, mientras rodea el muro de huesos y empieza a correr hacia el imponente golem, tan rápido que los espectadores apenas se percatan del movimiento, aún concentrados en la explosión del último de los esqueletos guerreros del nigromante. Con el impulso de la carrera, la asesina salta con la intención de patear la cabeza de la invocación de su enemigo y terminar con ella de un solo golpe.

Sin embargo los planes de la guerrera oscura fallan estrepitosamente. La patada impacta en la criatura, pero el golpe apenas le hace daño. De hecho el pie de la asesina y parte de su pierna se quedan atrapados en la viscosa cabeza del golem. La criatura aprovecha el momento para inmovilizar el brazo izquierdo de la asesina con sus deformes manos. Andariel intenta soltarse desesperadamente, pero cuanto más lo intenta más atrapada se ve. El cuerpo de arcilla, pese a su tamaño y su gran masa, se comporta ante sus intentos de liberarse, como las mortales arenas movedizas que rodean los oasis del desierto. <Ese vil Nigromante me ha tendido una trampa>.

- ¿Ya no hablas tanto asesina? –Pregunta divertido Rashid rodeando a su invocación y mirando a su enemiga colgar indefensa en una postura muy poco digna. –Deberías saber que no todo en este mundo se puede conseguir con la fuerza bruta. Hay problemas que deben ser resueltos con la inteligencia… aunque claro, de esto parece que no estás tan bien dotada como de otras cosas. –El último comentario lo hace mientras mira descaradamente el trasero de la asesina, provocando que gran parte del público se eche a reír con fuerza. El nigromante riéndose también, se vuelve hacia la grada y hace unas reverencias al gentío, agradeciendo el apoyo…


<No puedo permitir que éste escuálido depravado termine conmigo, solo tengo una salida, es arriesgado pero…> Con su única mano libre, Andariel aprovecha la distracción del nigromante para sacar unas pequeñas esferas negras de su cinturón y empieza a manipularlas con destreza.

Rashid, por fin se vuelve de nuevo hacia su enemiga, que sigue colgando de su golem, indefensa. Deja de reír y se dirige a ella, ya más serio.

- Es el momento de la verdad, querida, ya no habrá más juegos. Las reglas permiten que te rindas. Pídeme clemencia ahora y solo perderás esa preciosa máscara que llevas, o no lo hagas y muere con tu orgullo intacto. A mí no me importa qué elijas, pero decídete ya.

- Jamás me rendiría ante uno de los de tu clase. Me entrenaron para combatir contra la magia oscura que tú y los tuyos usáis tan a la ligera. No pediré tu clemencia, si quieres ganar tendrás que venir y mancharte las manos matándome tu mismo… ¿o no eres capaz?

-Como desees, la elección ha sido tuya. –El albino desenfunda de su cinturón su largo cuchillo de filo retorcido y avanza hacia Andariel. El público ya no emite mayor sonido que el de su respiración, están a punto de ver la muerte de la gran campeona. Rashid sigue avanzando paso a paso. Cuando está apenas a un metro de su fiel golem, da un último paso, ya con el cuchillo amenazando la garganta de la asesina…

En ese momento, al pisar, escucha un ligero chasquido.

Su cerebro logra enviarle la idea de que aquel sonido no es normal en aquella situación. Su cara consigue mostrar un gesto de extrañeza cuando se produce la explosión. Su cuerpo apenas logra reaccionar y realizar un último movimiento antes de saltar por los aires…


El pequeño centinela mecánico colocado por Andariel provoca una reacción en cadena. Primero detonan las tres esferas explosivas esparcidas por el suelo haciendo volar al maldito albino entre una gran llamarada. Luego la ráfaga de fuego se expande hasta alcanzar las esferas explosivas que ha situado dentro del propio cuerpo maleable del golem. La criatura no emite ningún sonido mientras una a una las esferas explotan y van esparciendo arena, arcilla y barro en todas direcciones. Tras la última explosión, de la mismísima cabeza de la criatura, la asesina cae al suelo.

El público contiene el aliento, expectante. Tras un largo minuto que se hace eterno, empiezan a ver movimiento. De entre los restos de arcilla del golem, surge una lisiada Andariel. Apoyándose a duras penas en su única garra superviviente, se yergue todo lo posible y el público enmudece.

El brazo izquierdo de la poderosa Andariel ya no existe del codo para abajo. La pierna derecha, famosa en todo Lut Gholein por asestar mortales patadas, solo es un amasijo retorcido de carne, músculo y hueso. Las explosiones la han liberado, sí. Pero a qué precio… La asesina intenta dar un paso, pero al apoyar la destrozada pierna, pierde el equilibrio y cae hasta quedar de rodillas.

Se escuchan algunos gritos desde el graderío. Algunos espectadores piden ayuda para la campeona. Algunos niños lloran de pena. Pero una voz inesperada vuelve a enmudecer el “estadio”.

- Buen intento asesina. –Las palabras proceden de Rashid que a continuación empieza a toser y a escupir sangre. - Esto no me lo esperaba. –Todas las miradas se dirigen a la otra parte de la arena, donde había caído el nigromante tras la explosión envuelto en una bola de fuego. Las llamas ya se han apagado y el cuerpo del albino sobresale a través del humo. Comienza a moverse trabajosamente avanzando hacia el centro del “estadio” donde la asombrada asesina lo mira sin creerse lo que ve.

El nigromante se mueve lentamente, a todas luces herido por la explosión, pero cuanto más se acerca a la atónita asesina y a medida que el humo se va disipando, Andariel se va percatando de qué es lo que ha pasado. Por todo su enclenque cuerpo, el albino lleva pegados trozos de hueso. Los mismos huesos contra los que ella luchó en forma de guerreros esqueleto, los mismos huesos que le cortaban el paso en forma de muro, ahora protegen al nigromante formando una impresionante armadura. <Ese miserable tuvo tiempo de protegerse después de todo… realmente es un mago temible, pero no salió indemne>. La asesina se ha fijado en que la pierna izquierda del nigromante, la pierna que había detonado la explosión, no es que tenga una armadura de hueso alrededor, sino que la misma pierna es una pila de hueso entrelazado. La explosión le ha amputado desde el pie hasta buena parte del muslo y el albino ha tenido que construirse una falsa pierna de huesos para poder continuar con el combate… algo que ella no puede hacer con su brazo, ni con su pierna atrofiada.

Aun así, Andariel no se da por vencida y concentrando sus últimas energías consigue volver a ponerse en pie. Agarra fuertemente su garra con su única mano, y se prepara para defenderse del ataque del nigromante.

Pero Rashid no continúa con su avance. Se para a unos cuatro metros de la herida asesina y después de escupir otro borbotón de sangre, le dice:

- Debiste rendirte cuando te lo propuse, querida. Mira lo que has conseguido con tu testarudez… apenas te tienes en pie y has perdido un brazo, posiblemente pierdas también esa pierna. Yo, desde luego he perdido la mía. ¿Realmente ha merecido la pena, morir solo por proteger esa máscara?

-No es por la máscara. Y no tengo intención de morir, aún no. Sé que no te ha podido dar tiempo a proteger todo tu cuerpo con esa maldita armadura de hueso, no antes de sufrir graves lesiones… debajo de la armadura estás aún peor que yo, ¿verdad? Vamos, ven, ¡intenta matarme!

-Pobre niña. Cuánta habilidad sin objetivo, cuánto potencial desaprovechado. Podrías haber llegado a ser una de las mejores de tu clase… pero aún te quedan muchas cosas por aprender. Por ejemplo, una usuaria de la ponzoña como tú, debería haber notado el amargor metálico en el fondo de la garganta hace rato. –Andariel hace un gesto de extrañeza, al principio no comprende, pero luego nota el sabor metálico. Y lo identifica. Su rostro muestra claramente la sorpresa. – ¿Ya te has dado cuenta?

- Pero, ¿cuándo? ¡No me has llegado a tocar!

- ¿Seguro? Tócate la garganta y dime si notas la marca de mi filo en ella. La trampa fue una gran estrategia, pero muy arriesgada, y no solo porque tú te ibas a llevar gran parte de la explosión. También porque para funcionar, necesitabas que yo me acercara mucho… demasiado.

Ahora lo recuerda, un instante después de activarse la trampa, un instante antes de producirse la explosión, la asesina recuerda el retorcido filo del nigromante rozando su cuello. Solo fue un instante, pero fue suficiente.

Por fin, se da por vencida. Suelta la garra y se acaricia el cuello sintiendo la ínfima herida que la ha matado. Cae sobre sus doloridas rodillas, se quita la máscara de Andariel, y se la lanza al albino.

- Ya tienes tu premio, maldito ‘Nigromante’. –De nuevo la palabra, en boca de la asesina, se convierte en el peor de los insultos. –Ahora, ¡termina el trabajo!

Rashid mira serio a la asesina y simplemente asiente. Recoge la máscara y se la pone. Después se concentra, eleva el brazo apuntando a la asesina con la mano extendida, recita varios versos en aquel arcano lenguaje y finalmente cierra la mano en un puño con un rápido movimiento.
Durante un momento no pasa nada. Pero antes de que el público empiece siquiera a murmurar, el cuerpo de la asesina se hincha ligeramente y un segundo después, desaparece con una terrible explosión.

De la poderosa guerrera oscura Andariel, campeona entre campeones, ya no queda más que trozos de carne y hueso desperdigados por toda la arena. Desperdicios que se llevarán los buitres del desierto. Solo eso sí, eso y su máscara, claro…


Quizá el nombre de Andariel vuelva a escucharse en la arena de Lut Gholein en el futuro… quién sabe.

FIN…?

___________________________________________________________
Bueno... espero que os guste este pequeño "duelo" un poco a mi estilo personal ^ ^

Salu2

_________________
Image
Tutorial y Normativa de D2L
Gladiadores


Ultima edición por wason-lp el 02 Dic, 2016 - 09:31 PM, editado 10 veces
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor  
Responder citando
 

Holyshark
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 12:59 AM

Colaborador
6828 posts


<b>Colaborador</b>

Cuentas
Dicese de cada una de las piezas para collar.

Miembro desde
10 Sep 2004
Te falta una coma en el texto...texto muy bien escrito, por cierto.
Correción escribió:
El joven líder de la ciudad del desierto, Jerhyn, llama “estadio"


Quien ganara? Me gustaria saberlo mañana. Por favor, no me dejes con la intriga...

EDITO: ARRRRGH!!! No encuentro la X en el teclado del teléfono (es de esos antiguos sin letras, y paso de llamar desde el movil!!) Por favor, necesito la continuación, me he vuelto adicto a las historias de gladiadores...vaya monazo tengo de literatura forera...veeenga, solo un adelanto, unas lineas? Si? Algo que calme mi ansiedad? Va? Bien? (Naaaaahh, no estoy tan acelerado, xo os lo habiais creido WinkMr.Green)

_________________
Image

El que nada sabe...nada entiende.
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 

Axul
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 02:09 AM

Escudero
12 posts


Escudero

Miembro desde
22 Dic 2005
Ahh no holyshark, pues yo si estoy que me como las uñas por saber lo que sigue!!!! y como es relato corto espero que wason no lo deje asi nomas, es mas podria hacerse dos finales por aquello de los gustos, yo me quedo con la assa Mr.Green
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 

Hatsumot0
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 03:15 AM

Necrófago Viviente
480 posts


Necrófago Viviente

Cuentas
*Hatsumoto

Lista de comercio
Ver lista

Miembro desde
11 May 2005
Yo cn la sorc sin duda Mr.Green
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor MSN Messenger  
Responder citando
 

wason-lp
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 03:51 PM

Colaborador
7375 posts


<b>Colaborador</b>

Cuentas
*wason-lp *wasoon-lp *wason-lpHC //// D3: wasonlp#2364

Lista de comercio
Ver lista

Miembro desde
14 Nov 2003
Supongo que esta noche editaré para poner el desenlace del combate. Podéis votar por vuestra ganadora ^ ^, posiblemente luego no os haga ni caso y gane quien me apetezca a mi pero bueno Twisted Evil Twisted Evil

P.D.: podéis identificar parte del equipo que usan estas gladiadores?? Razz

Salu2

_________________
Image
Tutorial y Normativa de D2L
Gladiadores
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor  
Responder citando
 

>jinsop<
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 04:14 PM

Vampiresa Devoradora de Almas
1611 posts


Vampiresa Devoradora de Almas

Cuentas
Nueva Cuenta Ladder : Th3k2nG

Miembro desde
25 Mar 2006
ke wuapo el relato . ke entriga por el final ^^ yo creo ke ganara la asa^^

_________________
Image
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 

Kamahl
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 05:02 PM

Guerrero Eterno
2051 posts


Guerrero Eterno

Cuentas
Si, pero solo hasta 100. *kamahl_pf (ladder SC)

Lista de comercio
Ver lista

Miembro desde
07 Dic 2005
A ke numero hay ke llamar? Solo pones los primeros 3 numeros...:S Wink
Muy bien escrito tio, me ha gustado esta primera introduccion Mr.Green
Yo digo ke la asesina gana. Razz
Del ekipo de la señorita ZannEsu xD he visto una toga de ormus, un shako, un visceratuant creo...(decia escudo pekeño) y un oculo o profundidades de noseke (para hechi de frio ^^) Creo ke es este ultimo porke dice ke viene de la Orden del Aguila Helada.
De la asesina como no un Visor de Andariel!

Venga ya esa segunda parte Wason! Ke te lo estas currando bien! Wink

Saludos

_________________
Image
"NO VINE A JUGAR, VINE A GANAR"
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 

Amis
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 05:31 PM

Gran Hechicero
89 posts


Gran Hechicero

Cuentas
*Amis1 *Amis2

Lista de comercio
Ver lista

Miembro desde
19 Mar 2006
Sin duda un editor pondria peros.........pero......para mí, esta muy bien construida.
Tendra que ganar la hechi, la asesina, robó y mató a un héroe. protest
.Que muerda arena!!!

Amis

_________________
Image
La claridad, es una gentileza que debemos,a quienes
tienen la amabilidad de escucharnos.
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor  
Responder citando
 

Holyshark
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 28 Mar, 2006 - 06:00 PM

Colaborador
6828 posts


<b>Colaborador</b>

Cuentas
Dicese de cada una de las piezas para collar.

Miembro desde
10 Sep 2004
Las botas de la assa son Grebas de Mirmidon o las botas de Sigon, no se yo cuales van mejor para duelos Wink

_________________
Image

El que nada sabe...nada entiende.
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 

wason-lp
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 01 Abr, 2006 - 07:28 PM

Colaborador
7375 posts


<b>Colaborador</b>

Cuentas
*wason-lp *wasoon-lp *wason-lpHC //// D3: wasonlp#2364

Lista de comercio
Ver lista

Miembro desde
14 Nov 2003
Bueno.. ya esta completo el relato (esta editado en el primer post). El combate ("duelo" si preferís Razz) ... esta un poco interpretado a mi gusto.... las habilidades quizá no se corresponden con las del juego pero bueno... creo que queda bastante bien Wink

A ver que Habilidades especiales y Objetos del equipo sois capaces de identificar Mr Green

Salu2

_________________
Image
Tutorial y Normativa de D2L
Gladiadores
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor  
Responder citando
 

Kamahl
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 01 Abr, 2006 - 08:40 PM

Guerrero Eterno
2051 posts


Guerrero Eterno

Cuentas
Si, pero solo hasta 100. *kamahl_pf (ladder SC)

Lista de comercio
Ver lista

Miembro desde
07 Dic 2005
Cita:

FIN.... por ahora.

Que es esto wason????? Ya puedes estar dando una explicacion! Razz
Muy bueno tio! Me ha gustado mas ke la primera parte. Mr.Green
Jejej sabía ke ganaria la asesina ^^ (aunke el momento de la ventisca me ha dejado en dudas...)
Keremos mas combates wason!
He sabido identificar:
Ventisca, orbe helada, teletransporte y por parte de la asesina: uno de los atakes de patada como uña de dragon, cola de dragon, garra de dragon o vuelo de dragon. Tambien lanza una Rafaga de Velocidad, un guerrero de las sombras o Maestro de las sombras y creo ke la oscuridad esa era una capa de las sombras Mr.Green Los shurikens era Furia de espadas. De objetos la helada del cuervo y creo ke ya esta...
Muy buena tiooo!

Saludos

_________________
Image
"NO VINE A JUGAR, VINE A GANAR"
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 

Amis
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 01 Abr, 2006 - 09:56 PM

Gran Hechicero
89 posts


Gran Hechicero

Cuentas
*Amis1 *Amis2

Lista de comercio
Ver lista

Miembro desde
19 Mar 2006
Joooooooo, que penita, murio la hechi, pero me lo he pasao pipa.... happy1

Amis

_________________
Image
La claridad, es una gentileza que debemos,a quienes
tienen la amabilidad de escucharnos.
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor  
Responder citando
 

>jinsop<
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 01 Abr, 2006 - 10:08 PM

Vampiresa Devoradora de Almas
1611 posts


Vampiresa Devoradora de Almas

Cuentas
Nueva Cuenta Ladder : Th3k2nG

Miembro desde
25 Mar 2006
Como dije iva a ganar la asa ^^ ke wuapa la istoria madre xiko Wink mu buena ^^

_________________
Image
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 

Holyshark
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 01 Abr, 2006 - 10:17 PM

Colaborador
6828 posts


<b>Colaborador</b>

Cuentas
Dicese de cada una de las piezas para collar.

Miembro desde
10 Sep 2004
Muy bonita historia, pero hay que corregir otro error...
Cita:
El golpe es tremendo. La patada a adquirido una fuerza enorme con el salto impulsado


Cita:
Ha adquirido


Falta una "H"

Bueno, podrias hacer otra batallita? O podriais hacerla alguno? (Yo no, que escribo fatal)

_________________
Image

El que nada sabe...nada entiende.
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 

Blen
Asunto: Gladiadores. [Relato corto]  MensajePublicado: 01 Abr, 2006 - 10:27 PM

Sombra
596 posts


Sombra

Miembro desde
29 Dic 2003
Cago en la mar wason, tienes cosas mas importantes que escribir jodio.

_________________
Image
"El fracaso esta en no haberlo intentado"
 
 Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado  
Responder citando
 
Mostrar mensajes de anteriores:     
Cambiar a:  
Todas las horas son GMT + 1 Hora
Publicar nuevo tema   Responder al tema
Ver tema anterior Versión imprimible Entre para ver sus mensajes privados Ver tema siguiente
PNphpBB2 © 2003-2004 

 
Creative Commons License
Este sitio web está bajo una licencia de Creative Commons.



El logotipo de Diablo II©, Diablo II: Lord of Destruction©, Blizzard Entertainment© así como el resto de imágenes sobre el juego, son marcas registradas de Blizzard Entertainment.